domingo, 4 de enero de 2009

cuentan las malas lenguas que


Cuentan las malas lenguas que entre los barrios malos esta campo claro y perdónenme amigos no es cierto.

Cuando uno escucha hablar del mentado barrio lo primero que imagina es marginalidad, delincuencia, degradación, problemas…

Podríamos llevarnos sorpresas si visitaramos campo claro es cierto, alguna podría ser no muy grata.

La imagen también dista mucho de lo que realmente es el barrio, desgraciadamente la primera imagen es la que queda y en este caso la primera no es grata.

Pero amigos una vez te adentras en la diversidad de culturas instalada en el barrio te percatas que a pesar de que hay muchas personas que viven de una forma quizás no muy ordenada, también hay una gran mayoría de personas a las que la administracion a castigado permitiendo la degradación del barrio o porque no, no haciendo nada para no llegar a tal extremo.

De que sirve realizar obras sociales como la reabilitacion de un edificio si después nadie ejerce una ejecuccion de las normas de convivencia, normas civicas para que este no vuelva a degradarse, a ser destruido.

Amigos de que sirve tanta presencia policial si la misma no actúa sobre el narcotrafico, en tan solo un DIA te percatas de la fuerte actividad de drogas que se realiza impunemente.

No es un barrio malo, ni la mayoría de sus habitantes tampoco son malos pero conviven con una minoria de ciudadanos malos y a estos es a los que la administracion tiene que entrar en verea, de lo contrario siempre será campo oscuro en vez de campo claro.

Un saludo desde esta vuestra nueva casa

1 comentario:

Alejandro dijo...

si señor, bien dicho, yo he vivido toda mi vida en capmoclaro, no es el mejor barrio para criarse la verdad y menos en los tiempos que corren, pero campoclaro... aaay campoclaro, que si es un mal barrio... todo eso es un mito, hay gente mala pero por lo contrario, por contraposición también hay gente que vale la pena como mi familia y amigos que dejé en "LOS VERDES" los bloques, quien viva ahí sabe de lo que hablo, yo especialmente echo de menos esa zona, era una zona viva, aveces marginal pero viva.

Un saludo